Que ver en Paris y alrededores
Buscar Hoteles
Buscar

Que ver en Paris y alrededores

Tener como carta de presentación los siguientes honores: ser de las tres ciudades de Europa más visitadas durante el año, y además de eso la ciudad que más turistas recibe del mundo, dejan buena cuenta del atractivo que París, la capital de Francia, tiene para el mundo. Disneyland Paris es un gran conjunto lúdico destinado al entretenimiento y la diversión que incluye diez hoteles, siete de ellos temáticos, dos centros de convenciones, un montón de tiendas, restaurantes, cantinas y un campo de golf de primera clase.

Y es que París, una de las ciudades más importantes del planeta, debe parte de su atractivo y encanto que atrae a miles de turistas de todas partes, entre otras cosas por tener más de 100 museos, destacando el Museo de Arte Moderno del Centro Pompidou, y sobre todo el Museo del Louvre; monumentos como la Catedral de Notre-Dame, obra maestra del gótico; la Torre Eiffel, símbolo no solamente de la ciudad, sino del país entero; la avenida de los Campos Elíseos con sus 1.880 metros de longitud, y que parte del Arco del Triunfo hasta la Plaza de la Concordia; la Basílica del Sagrado Corazón; el Palacio de los Inválidos, donde está la tumba de Napoleón Bonaparte o la Ópera Garnier.

Cualquiera de estos lugares se pueden conocer perfectamente en un viaje de pocos días a la capital francesa, siendo la mejor opción, para pernoctar y descansar como en casa, los apartamentos de corta estancia en París para disfrutarla cómodamente.

Además "la ciudad de luz" cuenta con amplias zonas verdes, como los Jardines de Luxemburgo, las Tullerías, el Campo de Marte; y a apenas a 30 minutos de París, el Palacio de Versalles, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1.979. Tiene más de 700 habitaciones, y está formado por tres palacios: Versalles, Gran Trianón, y Pequeño Trianón.

Eso sí, en cuestión de ocio no puedes perderte Disneyland París.

París, la ciudad de los monumentos

El viejo continente, Europa, tiene mucha historia escrita en las calles de sus ciudades, escondida entre los muros de sus viejas catedrales y tras las puertas de las viviendas que forman parte del entramado arquitectónico y urbanístico europeo. Muchas de esas ciudades han contribuido a formar lo que se conoce como la cultura europea. Esa cultura y esa historia nos han llevado a la formación de la primera unión no militar que aglutina a la mayoría de los países de Europa, la Unión Europea.

Esa historia está repleta de batallas con sus héroes, de emperadores, de artistas fracasados y sus maestros, pero encima de todo, de arte y monumentos. Si se le preguntara a la gente del mundo ¿cuál es la ciudad más conocida de Europa? seguro que la mayoría respondería París.

Sin duda, se trata de la capital ideológica, artística, revolucionaria y cultural de Europa y posiblemente del mundo. Cuna de varias revoluciones y de unos cuantos movimientos culturales como el surrealismo.. En casi cada manzana hay monumentos en París, por lo que recordaremos algunos de ellos que el viajero que visite París no debe dejar de ver.

Qué ver en París:

La Torre Eiffel: La emblemática y la única, seguramente el monumento más representativo de la ciudad, pero también del país. Una extraordinaria estructura metálica que representa el extraordinario apogeo de la revolución industrial. No sólo es el símbolo de París, sino que también es el monumento más visitado en todo el mundo.

La Catedral de Notre Dame: Un monumento religioso de estilo gótico, es la catedral más importante de Francia y una de las más conocidas del mundo. Su fama se debe no sólo a la calidad artística, también porque muchas novelas sitúan sus tramas en la misma catedral o en los alrededores. Recordemos que el inspector Javert, personaje de la célebre novela de Los Miserables de Víctor Hugo, se lanza al Sena en su paso por Notre Dame.

El Palacio de Versalles: Construido por Luis XIV, fue la sede del la monarquía francesa hasta que estallara la Revolución Francesa. Hace más de 30 años fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El complejo está formado por los jardines y el palacio, siendo una de las visitas más espectaculares que el viajero puede hacer en París. En ella es posible descubrir distintas estancias del palacio, la capilla y lo que fueron los aposentos del rey y de la reina.

Saint Chapelle: Una de las iglesias góticas más bonitas y más conocidas del mundo por su riqueza artística. La construyeron entre 1242 y 1248 con el objetivo de que guardara en su interior las reliquias de la Pasión de Cristo, es decir, la corona de espinas y un trozo de la Santa Cruz. El rey Luis IX fue quien las compró a los emperadores de Constantinopla y desde entonces, la fama de París no ha dejado de crecer. Hoy en día, no alberga ninguna de las reliquias por las que fue construida, la mayoría fueron destruidas en la Revolución Francesa y las que perduraron están en Notre Dame.

Palacio Real de París: Situado cercano al Museo del Louvre, fue construido como residencia del famoso Cardenal Richelieu, por este motivo se le conoce también como Palais Cardinal. Richelieu, fue un personaje histórico que pugnó contra la monarquía y dominó Francia durante un período convulso de la historia del país. Muchos de nosotros lo conocemos por la famosa novela Los tres Mosqueteros escrita por Alejandro Dumas.

El Arco de Triunfo: Junto a la Torre Eiffel es el monumento más concurrido y conocido de París. Con unos 50 metros de altura, el monumento recuerda las gloriosas victorias militares del ejército francés comandado por Napoleón.

La lista de monumentos que el turista puede visitar en París es interminable, seguro que podríamos incluir el Panteón, el Palacio Nacional de los Inválidos, la Basílica del Sagrado Corazón, la Torre de Montparnasse, los puentes que cruzan de un lado a otro el río Sena, en definitiva, en París todo es monumento, es historia, es cultura y es interesante.

La Torre Eiffel

Sin dudas, el símbolo de Francia. No podríamos imaginarnos París sin la imagen de la emblemática Torre Eiffel de fondo, ¿no lo crees?

La Torre Eiffel – en francés, Tour Eiffel - tenía un nombre muy diferente cuando se dio a conocer en la Exposición Universal de 1889. El ingeniero francés Gustave Eiffel llamó a su creación Torre de 330 metros – Tour de 330 mètres en francés – aunque con el tiempo la torre terminó por llevar, merecidamente, el nombre de su creador.

La Torre Eiffel está ubicada en el Campo de Marte, a la orilla del río Sena (ver Mapa de París), y es uno de los monumentos y símbolos más visitados del mundo. Sólo en el 2007, la Torre Eiffel tuvo 6.893.000 de visitantes.

Tal como su creador diera a conocer con su nombre inicial, la Torre Eiffel es una magnífica construcción de hierro con una altura de 300 metros, prolongada con una antena que la llevó a 330 metros. Durante más de 40 años desde su emplazamiento, la Torre Eiffel fue el edificio más alto de París, de Francia, de Europa y de todo el mundo.

A pesar de que los artistas de la época la criticaron y catalogaron como "un monstruo de hierro", la Torre Eiffel fue construida en poco más de dos años y fue utilizada en un principio para experimentos científicos.

Hoy, la famosa Torre Eiffel no sólo es uno de los principales atractivos turísticos del mundo, sino que además sirve como emisora de programas de radio y televisión.

Además, la Torre Eiffel recibe todo tipo de decoración en eventos importantes. En el año 2000, por ejemplo, se le colocaron más de 20.000 luces y flashes que parpadeaban. Y hace poco tiempo, en julio de 2008, la Torre Eiffel fue iluminada de azul para celebrar la Presidencia francesa de la Unión Europea.

Sin dudas, un verdadero símbolo de París, del que podrás disfrutar con la empresa Ryanair y los muchos vuelos que ofrece a esta bella capital.

Llegar a la Torre Eiffel

Todo el mundo conoce la Torre Eiffel, pero ¿sabes cómo llegar hasta ella? Si quieres saber cuál es la ubicación exacta de este símbolo francés, y cómo puedes llegar hasta ella, no dudes en seguir leyendo. En este artículo encontrarás toda la información que necesitas para llegar hasta los pies de esta famosa torre. Una vez allí, podrás descubrir su interior.

La Torre Eiffel se encuentra en el distrito número 7 de la ciudad de París. Para ser más exactos, está en un costado del río Sena, junto a Champs de Mars y justo en frente del Trocadero. Encontrarla en cualquier mapa es sencillo, ya que es el punto más turístico de la ciudad. Pero, ¿cómo podemos llegar hasta ella?

Transportes que llevan a la Torre Eiffel

Llegar hasta allí es sencillo. Puedes ir en cualquier medio de transporte, ya que se trata de una de las zonas mejor comunicadas de París. Tanto el metro, como el tren o los autobuses, te dejarán junto a la Torre Eiffel.

Sobre el metro, debes saber que la estación más cercana a la torre es la de Bir Hakeim, en la línea 6. Si no te viene bien, puedes llegar también usando la línea 9 hasta Trocadero e ir andando desde aquí.

En tren también podrás llegar usando el RER. La estación más cercana a esta zona es la de Champ de Mars-Tour Eiffel. Es la línea C. Una vez que llegues allí, no te perderás. Ya que la Torre es lo que más se ve cuando salgas.

Y en cuanto al autobús, tienes tres opciones. En primer lugar las líneas 42, 69, 82 y 87 de autobús público. Todos ellos tiene parada en la Torre Eiffel o en Champ de Mars. Si lo prefieres, puedes subirte también a un autobús turístico, ya que todos ellos pasan por este punto de la ciudad.

Y si no, puedes usar un Batobús, para llegar hasta ella en un paseo por el Sena. Esta última es sin duda, una de las formas más originales de llegar hasta la Torre Eiffel.

Descubre la Torre Eiffel

Una vez allí, bajo las entrañas de acero, podrás contemplar este famoso monumento desde cerca. Pero no te quedes sólo en eso, ya que en el interior de la torre te esperan otros muchos atractivos que pueden interesarte.

Tienes por ejemplo dos restaurantes donde podrás disfrutar de una preciosa cena romántica si vas en pareja. Eso sí, reserva con antelación si no quieres quedarte sin cenar. Hay también una cafetería, por si sólo te apetece tomar algo.

No falta tampoco una típica tienda de souvenirs y otra tienda gastronómica, una sala de exposición, una oficina postal y una sala de proyecciones, donde podrás ver algún vídeo informativo sobre la Torre Eiffel. Para los más curiosos, encontrarás también un tramo de las antiguas escaleras que iban desde el segundo piso hasta el último.

Si viajas en invierno, podrás alardear incluso de que has patinado en la mismísima Torre Eiffel. Ya que en estos meses del año, se coloca una pista de hielo en el primer piso. Presentando tu ticket de entrada a la torre podrás patinar sobre hielo. No es necesario pagar otra entrada.

Y para terminar tu visita, en el último nivel de la torre encontrarás dos representaciones en cera. Una de ellas es de Gustave Eiffel, el creador de esta maravilla, junto a su hija y Thomas Edison. La otra es de Gustave trabajando con su equipo durante la construcción del monumento.

Como ves, la Torre Eiffel esconde muchos secretos en su interior. Si quieres descubrirlos, ya sabes como puedes llegar hasta ella.

Museos de Paris

Existen en Paris varios museos de los cuales vamos a ir mencionando uno a uno, pero sin lugar a dudas el más importante, conocido y visitado es el Museo del Louvre.

Museo del Louvre

El museo de Louvre es uno de los museos más importantes y destacados del mundo y se encuentra ubicado en el palacio del Louvre. Es un museo que vas a necesitar bastante tiempo en recorrer y disfrutar de todo el arte expuesto debido a sus 160.106 m² y sus 35.000 obras expuestas. Las principales obras para ver serían La Gioconda o Monalisa por Leonador da Vinci, La libertad guiando al pueblo de Delacroix o la Venus de Milo de la Antigua Grecia.

El museo se divide en 8 partes:

- Antigüedades orientales
- Antigüedades egipcias
- Antigüedades de Grecia e Italia
- Arte del Islam
- Esculturas
- Objetos de arte
- Pinturas
- Artes gráficas

Museo de Orsay

El Museo de Orsay fue inaugurado en 1986 se encuentra ubicado en el corazón de Paris y la antigua estación de tren de Orsay. Expone una amplia e interesante colección de pintura impresionista y postimpresionista, dibujos, fotografías, esculturas, medallas, entre otros.

El Centro Pompidou

Centro Nacional de Arte y Cultura. Inaugurado en 1977. Fue obra de los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers. Es uno de los centros que mas visitantes recibe al año en Francia. Y en su interior además alberga una biblioteca con capacidad para 2000 personas.
El estilo de la arquitectura del edificio es de los primeros en estilo High-tech, donde los elemenos funcionales quedan a la vista, un estilo moderno que constrasta con los edificios que le rodean con una estética más clásica.
En las colecciones del museo se pueden observar obras de artístas como: Picasso, Kandinsky, Braque o Miró.

Museo de la Orangerie

El Museo de la Orangerie es una galería de pintura impresionista y postimpresionista. Situada en la Plaza de la Concordia. Y se pueden encontrar pinturas de los artistas como: Paul Cézanne, Claude Monet, Pablo Picasso, Pierre-Aguste Renoir o Henri Rousseau.

El museo Grévin

Se trata del museo de cera de Paris y posee cerca de 500 figuras. De estilo barroco, además posee un mirador y un teatro.
Fue en este museo donde se pudo ver por primera vez una película de animación.

Museo Marmottan Monet

El Museo Marmottan Monet se ubica en la calle Boilly número 2 (Paris) y abrió sus puertas en 1871 y se pueden encontrar obras impresionistas de: Claude Monet, Édouard Manet, Edgar Degas, Pierre - Auguste Renoir y Berthe Morisot

Museo Carnavalet

En este museo podemos encontrar la Historia de Paris, desde el pasado hasta el presente.

Museo de Historia Natural

El Museo Nacional de Historia Natural es un centro donde sus funciones principales son la investigación cientifica, conservar colecciones cientificas y la difusión de la cultura científica.

El Museo del Louvre, el Museo de Francia

París (conoce los mejores viajes y ofertas de vuelos a París) es la ciudad más visitada del mundo, motivos no le faltan para tal consideración, y es que desde la Torre Eiffel, hasta el Arco del Triunfo, pasando por el río Sena, hacen de ella una ciudad que merece ser visitada al menos una vez en la vida. Uno de los motivos por lo que es también la más visitada es el Museo del Louvre, el Museo de Francia.

El Museo del Louvre

No hay duda de que una de las principales atracciones con las que cuenta París en su oferta museística es el Museo del Louvre, el Gran Museo Nacional de Francia. En él se concentran obras pictóricas de incalculable valor, pero sin limitarse exclusivamente al arte de la pintura, ya que en sus salas también se encuentran restos arqueológicos de una importancia histórica sin parangón, lo que lo convierten en uno de los modelos museísticos de referencia para la gran mayoría de los museos del resto del mundo.

Situado junto al río Sena, en el antiguo Palacio Real del Louvre, el museo es claramente identificable por su majestuosa pirámide de cristal que se encuentra en su patio y que causó gran polémica cuando se construyó ya que rompía con la clásica fachada del Palacio.

El Museo del Louvre se encuentra en el complejo más grande del Palacio del Louvre, un complejo que comprende muchas alas y pabellones, y es que va más allá de los tres pabellones en los que se conforma el Museo: Richelieu al norte; Denon al sur, y Sully al este; los cuales rodean y como si fueran brazos acogen al gran patio que recibe a los visitantes y que es llamado Cour Napoleón, donde además se ubica la gran pirámide de cristal por la que se accede al interior del museo.

Todo el complejo es el resultado de años y siglos de reformas, ampliaciones, restauraciones y hasta destrucciones que han configurado los casi 400.000 metros cuadrados que abarca el Palacio, y que se articula en tres patios:

  • Cour du Carrousel: es el Patio del Carrusel, que está situado al oeste del Palacio y en la zona más alejada del Museo, junto a los Jardines del Carrusel, completando el conjunto la Plaza del Carrusel y el Arco del mismo nombre. Esta zona es identificable porque es la que más cerca está de los Jardines de las Tullerías.
  • Cour Napoleon: es el Patio de Napoleón y el gran patio en el que se ubica la pirámide de cristal por la que se accede al Museo. Es el patio más grande de todo el Palacio y al que rodean los tres pabellones que albergan al Museo.
  • Cour Carrée: llamado también Patio Cuadrado, se localiza en la zona que ocupaba la torre medieval o Torre del Homenaje del originario Castillo del Louvre, por eso que tenga forma cuadrada. Esta patio no es visible desde el exterior, y es que se accede a él mediante el Pabellón Sully.

Pero no todo es el Louvre en cuanto a museos en París, y es que otro de los museos de visita más que obligada es el Museo de Orsay. Si entre los muchos estilos que el Museo del Louvre nos ofrece, como por ejemplo una importante muestra artística anterior al Impresionismo, el Museo de Orsay recoge por su parte una gran colección y fondos impresionistas, abarcando el periodo que es comprendido entre los grandes maestros antiguos del Louvre y el del arte moderno y contemporáneo como también se contempla en el propio Centro Pompidou.

El Arco del Triunfo

Ubicado en la archiconocida plaza parisina Charles de Gaulle, este monumento emblemático es hoy testigo de las celebraciones nacionales de la ciudad, entre ellas la del 14 de julio (aniversario de la Toma de la Bastilla), y tiene el enorme privilegio de ser la construcción histórica de este tipo más famosa en el mundo. Muy cercano a los famosos Champs-Élysées (campos Elíseos), presencia cada año la victoria del ganador de la competición ciclista más importante: el Tour de Francia. Si solo lo has visto en fotografías no has contemplado toda su magnífica belleza, que sorprende a la vez que impone sobremanera al visitante. El Arco del Triunfo no será el único motivo por el que viajes a París (y encuentres buenas ofertas de vacaciones París), pero formará parte de tu ruta de manera casi obligada, y muy probablemente no solo una vez.

Idea de Napoleón Bonaparte

Fue idea del militar Napoleón I Bonaparte para conmemorar las victorias posteriores a su triunfo en la Batalla de Austerlitz. En 1806 se comenzó la construcción inicial (que sufriría diversas modificaciones hasta su finalización, durante el reinado de Luis Felipe) bajo el diseño de Jean Chalgrin y está claramente inspirado en otro arco de triunfo, el romano Arco de Tito. Aunque el gobernante francés no pudo disfrutar de dicho monumento mientras se encontraba en activo, ya que fue derrocado en 1815, el Arco del Triunfo fue esculpido con los nombres de todos los generales que comandaban las tropas francesas durante su mandato. De hecho, la parte superior del arco está compuesta por los 30 escudos conmemorativos de las 30 batallas más notorias de Bonaparte.

El arco mide 49,5 metros de alto por 45 metros de alto.

Tumba al soldado desconocido

Bajo el arco se encuentra la tumba al soldado desconocido, en claro homenaje a todos los soldados que participaron y murieron durante la Primera Guerra mundial, donde arde de forma permanente la llama Memorial.

El último soldado desconocido fue Gabriel Boissy y fue a partir de su inhumación cuando se gestó la idea de homenajear a tantos héroes anónimos con una llama conmemorativa. El proyecto tomó forma y el diseño de la antorcha fue encomendado al arquitecto Enrique Favier y su elaboración al artesano local Edgar Brandt. Desde el 11 de noviembre de 1923, y desde que de manos del político francés André Maginot se encendiera, la llama arde sin descanso en el Arco de Triunfo parisino. Como dato curioso, un ciudadano de origen mejicano, y poco consciente del valor de sus actos (al encontrarse ebrio), orinó encima de la llama y la apagó. Como consecuencia fue detenido por la policía.

Vistas desde lo alto del Arco del Triunfo

Si te atreves a algo más que fotografiarlo desde la comodidad del suelo puedes obtener unas vistas de una parte de París desde lo alto del Arco del Triunfo, sobre todo de los Campos Elíseos y el distrito de La Défense. Pero tendrás que ser mucho más valiente que solo por el hecho de vencer el miedo a la altura, ya que tendrás que alcanzar la nada despreciable cifra de 234 escalones. Una vez que hayas controlado la respiración la experiencia te habrá merecido la pena.

Los Inválidos

Los Inválidos es un gran edificio del siglo XVII, situado muy cerca de la Escuela Militar, donde se encuentra hoy en día el Museo del Ejercito. El edificio se mandó construir por Rey Luis XIV de Francia para los inválidos de la guerra. En el se haya la tumba de Napoleón Bonaparte que se trasladó desde la Isla de Santa Helena a Paris en 1840. En su arquitectura se destaca su cúpula dorada de la capilla de San Luis.

La Santa Capilla

La Santa Capilla de Paris o Sainte-Chapelle en francés, está considerada una de las mejores representaciones del arte gótico del mundo occidental. Su construcción se inició en 1248 en la Isla de la Cité por orden de San Luis. La cual se destinó para acoger en ella la corona de espinas y una parte de la cruz de Cristo.
La Santa Capilla se divide en dos partes: la capilla baja (o inferior) dedicada a la Virgen y a la que podían acceder la gente del pueblo. Tiene multidud de columnas que soportan la parte superior de la Capilla. La capilla alta (o superior) estaba reservada a la realeza y en ella se eliminaron las paredes para colocer grandes vidrieras que representan escenas religiosas divididas por finas columnas.
En el año 1862 se consideró un monumento Histórico Nacional de Francia.

Plaza de la Concordia

Esta plaza está situada al principio de la Avenida de los Campos Elíseos en Paris y es una de las plazas más grandes de Paris y de Francia. En el centro de la plaza aparece un obelisco que regaló Egipto a Francia en el siglo XIX y que se ubicó en esta plaza como elemento emblemático. Y su nombre es dado debido a que anteriormente era un lugar donde se instaló la famosa guillotina durante la revolución francesa y donde fueron ejectuados Luis XVI y Maria Antonieta. Posteriormente con el fin de acabar con este terror y pasado el gobiernos francés decide renombrar la Plaza de la Revolución por la Plaza de la Concordia.

Panteón

El Panteón de Paris se ubica en el distrito número 5, en el barrio latino. Envuelto de escuelas y universidades.
Se empezó a construir en 1764 de la mano de Soufflot y se acabó 26 años después. En su interior descansan los restos mortales de grandes personalidades como: Voltaire, Victor Hugo, Marie Curie o Soufflot.
Y su decoración interior se basa en bajorelieves y pinturas con elementos religiosos republicanos.
De estilo neoclásico, su pórtico de columnas corintias, está inspirado en el Panteón de Agripa (Roma). Y su cúpula está inspirada en la Catedral de San Pablo (Londres). Tiene una longitud de 110 metros de largo y 84 metos de ancho.
Principalmente se tenía previsto que fuese una Iglesia pero la Revolución Francesa lo tomó como templo para albergar los cuerpos de grandes personalidades.
Destacando su Péndulo Foucault instalado por Léon Foucault en 1851, se trata de una esfera de 47 kg. que suspendida por un hilo de 67 metros, demuestra la rotación de la tierra sobre su eje y de la fuerza de Coriolis.

Parque de la Villette

Situado en el distrito número 19, el Parque de la Villete es hoy en día el mayor parque de Paris con 25 hectáreas. En 1982, Bernard Tschumi, diseña y desarrolla el parque.
En su alrrededor podemos encontrar 26 construcciones de color rojo, estos edificios llamados Follies dan color al parque y ofrecen diferentes servicios como: cafetería, guardería o talleres. Parque de la Villette

Son grandes los eficios que se encuentran en el Parque de la Villette, como por ejemplo: La Geode, se trata de una gran esfera de 36 metros de diametro construida por el arquitecto Adrien Fainsilber y el ingeniero Gérard Chamaillou. En su interior se encuentra una sala de cine con una pantalla de 1000 m2.
También encontramos en el parque la Ciudad de las Ciencias y de la Industria, la Ciudad de la Música, el Conservatorio de Música y danza de Paris y el Zenith, una sala para espectáculos que alberga a 6000 espectadores.

Tener un vistazo de París

Si bien es complicado, conocer rápidamente París gracias a buenas ofertas de viajes a París, ya que posee interminable lugares turísticos, que son de obligación conocer, iremos, viendo algunas sugerencias a la hora de llegar a la ciudad de la luz.

La gran ciudad, no es fácil recorrerla en menos de 24 hs, eso es imposible, pero siempre hay que poseer indicaciones que nos permitan tener una visual general de la ciudad. Ya que igual siempre vamos a querer regresar a esta hermosa ciudad.

Lugares indispensables a la hora de recorrer:

Los Campos Elíseos es el nombre de la avenida más importante de la ciudad, verdadera arteria del tránsito y conexión entre dos de sus grandes sitios de interés turístico: el Arco de Triunfo y la Plaza de la Concordia. Es a la vez un centro de compras colosal y la médula histórica de París. Atraviesa el Jardín de las Tullerías y el Palacio del Louvre, donde funciona el conocido museo.

La Catedral de Notre-Dame, con su conmovedora arquitectura gótica, es uno de los símbolos de la ciudad. Victor Hugo la inmortalizó en la novela que relata las aventuras de Quasimodo, y multitudes de turistas cogen vuelos a París cada año para admirar su mística belleza.

Navegar por el río Sena es un gusto que hay que darse, para recorrer París desde las aguas que pasan por algunos de sus monumentos más importantes. Desde una cómoda balsa podremos observar el Puente de Alejandro III, una maravilla arquitectónica situado frente a Les Invalides, el Grand Palais y el Petit Palais.

Finalmente, cómo olvidarnos de la Torre Eiffel: tanto de día como de noche, un verdadero espectáculo parisino. Al caer el sol, se ilumina majestuosamente, y desde sus alturas es posible sorprenderse y emocionarse con el infinito esplendor de una de las ciudades más hermosas del mundo.

El barrio latino de París

Buscando los escondites cálidos, de esta ciudad que posee distintos sectores para descubrir. Nos acercamos al ríos, a la orilla del otro lado, encontramos un lugar que se aproxima a la calidez de sus habitantes el llamado barrio latino de parís.barrio latino1

Surgimiento

Su nombre surge por una por el estudiante que habitaban el lugar y hablaban latín.

Dicho lugar siempre fue asociado a la noche, por sus movidas atrevidas y una vida bohemia muy marcada, intentado en todo momento marca un nuevo rumbo. Todo esta nueva sensación se desarrollaba a orillas del lado izquierdo del Sena, junto a la Isla de la Cite.

Posee zonas características, como la pequeña Plaza St-Michel con la estatua de San Miguel dominando al dragón, ante la cual siempre hay ambiente juvenil.

En torno a la iglesia de St-Séverin, gótica, hay varias calles angostas de restaurantes populares, zona en la que abundan establecimientos griegos, con su gastronomía, colorido y música.

Más alejada del Sena está el Museo del Cluny, con ruinas galorromanas y una magnífica colección de obra del Medievo.

En busca de costumbre

Para aquellos mochileros que buscan lugares que mantengan tradiciones y sobre todos buenos precios, y necesiten comer barato esta es quizás la mejor opción.

El barrio cuenta con puesto ambulante, que su calidad se amoldan al precio. Al ser precio bajos, los gustos no son los mejores, pero seguramente sacie el apetito a cualquier viajante que necesite alimentarse.

El barrio latino es un lugar para pasear y entremezclase con su gente, la lengua que se habla no es un impedimento, en caso que no dominemos el francés, ya que esta colmada de turistas de todas partes del mundo.

Empapando de sus calles, y olores no volveremos verdaderos bohemios en busca de sueños que se alejan de la realidad diaria.

La comunicación puede ser tranquilamente por medio de gestos, por ejemplo cuando estemos por ordenar alguna exquisita comida callejera, y le pidamos al cocinero que nos ofrezca su mejor menú.

Catedral de Notre Dame, en Paris

Entre los distintos Destinos Turísticos que encontramos en el continente europeo, hallamos aquellos que se destacan por la presencia de un Paisaje Natural que sirve como entorno para las más inolvidables Excursiones y Aventuras, como también aquellos ámbitos urbanos que tienen distintos Puntos de Referencia que sirven tanto para turistas como sus habitantes, siendo Monumentos Históricos y símbolos de una nación, como el que analizaremos a continuación en París.

Catedral Notre Dame Paris

En esta ocasión, daremos una breve reseña turística acerca de uno de los emblemas de la ciudad francesa, la famosa Catedral de Notre Dame, analizando sus aspectos arquitectónicos y brindando una guía de qué debemos mirar en caso de que planeemos realizar una visita a la misma.

Catedral Gótica

Con su nombre en francés Cathédrale Notre-Dame, esta es una de las catedrales más antiguas que se mantiene emplazada hoy en día en el Distrito IV de París, con una construcción que se inició originalmente en el año 1163 en honor a María (de allí el nombre Notre Dame, que en español significa Nuestra Señora), madre de Jesucristo, finalizando su construcción en el año 1345.

Uno de los detalles fundamentales es justamente su Estilo Gótico en cada una de sus expresiones, demostrando un contraste con la modernidad que giraba en torno a la urbanización del Siglo XI y dando un sitio de reunión para la Burguesía y Aristocracia francesa de la época, en contraste con el emplazamiento de Monarquías Rurales que prosperaban en épocas anteriores.

Uno de los detalles más llamativos de esta catedral está en su Órgano Cavaille-Coll, uno de los más lujosos del mundo, que lleva a muchos músicos dedicados a estos instrumentos a soñar con visitarlo y poder interpretar obras en él.

Arquitectura Gótica

La Catedral de Notre Dame puede ser definida arquitectónicamente como una dualidad, teniendo por un lado un estilo Románico Normando, contando con unidades compactas y robustas, mientras que por otro lado tenemos la supremacía del Estilo Gótico, que se define fundamentalmente en su fachada principal.

Esta última es la fachada Occidental, la más popular y la que se lleva la mayor parte de las fotografías, contando con un conjunto proporcional y racional que está influenciada por una gran variedad de Arquitectos Góticos, teniendo tres niveles horizontales que subdividen a tres zonas verticales.

Además encontramos dos torres con picos prominentes que se emplazan sobre una altura de 69 metros, teniendo acceso a la Campana Emmanuel en la torre sureña, a la cual se accede a través de la Galería de las Quimeras, un paseo que no debemos perdernos.

Los Campos Eliseos

¿Quién no ha oído hablar de los Campos Elíseos? Los Campos Elíseos – en francés Les Champs-Élysées - es la principal avenida de la ciudad de París. Esta enorme avenida mide 1880 metros de largo y se extiende desde el Arco del Triunfo hasta la Plaza de la Concordia.

Quizás te preguntes de dónde viene el nombre de esta importante avenida francesa. Pues bien, su nombre proviene de la mitología griega. Los Campos Elíseos eran la morada de los muertos reservada a las almas virtuosas, algo así como el paraíso para la religión cristiana.

Los franceses, orgullosos de Los Campos Elíseos, suelen llamarla "la avenida más hermosa del mundo" ("la plus belle avenue du monde").

¿Qué se puede encontrar a lo largo de Los Campos Elíseos? En primer lugar, mucho tráfico. En la parte que empieza en la plaza Charles de Gaulle se pueden encontrar numerosos cines, tiendas de lujo y grandes almacenes. En la parte baja – la que desemboca en la Plaza de la Concordia – se puede disfrutar de hermosos jardines y majestuosos edificios públicos: El Palacio del Descubrimiento (Palais de la Découverte), el Pequeño Palacio, el Gran Palacio, y la Universidad París IV.

Más allá de los Campos Elíseos, el casco histórico de París se extiende por el Jardín de las Tullerías hasta el famoso y reconocido Museo del Louvre.

Vea el mapa de París o Callejero para ubicar los Campos Elíseos en la ciudad. No obstante, no te olvides de reservar los mejores hoteles en París para disfrutar mucho mejor de las cosas más bellas de París.

Paseos románticos por París

París (donde disfrutarás también de económicos viajes París) es conocida por todos como la ciudad romántica, lugar en el que surge el amor. De hecho, muchos son los turistas que la visitan cada año con el fin de tener un viaje romántico, sobre todo en una fecha tan señalada como San Valentín. En este artículo de hoy queremos mostrarte una serie de propuestas para disfrutar de una velada especial en esta ciudad. Las hay para todos los gustos, partiendo de las más tradicionales como el paseo en bateau mouche por el río Sena. Si quieres descubrir el resto, no dudes en seguir leyendo. Porque París no es solo la Torre Eiffel.

Si quieres disfrutar de un precioso viaje y asombrar a tu pareja, hoy te queremos enseñar algunas visitas guiadas románticas que podrás hacer por París. Descubre los secretos que esconde esta ciudad y los lugares a los que están ligados muchas historias de amor muy conocidas.

El barrio de Saint Germain des Prés

Una de las rutas que te proponemos se sitúa en el barrio de Saint Germain des Prés. Como sitio destacado, en esta zona de París, podrás conocer el café en el que cada día acudían a calentarse y trabajar durante la ocupación francesa una de las parejas que mejor representan el amor libre : Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir.

Los candados de los enamorados

Como es tradición ya en varios puntos de Europa (ya que hay otros países en los que esto también se hace, como en Roma por ejemplo) en París también hay un puente en el que todos los enamorados que pasan por él colocan un candado que simboliza la unión y la fuerza de su amor eterno. Se trata del Pont des Arts, que se encuentra junto al famoso Museo del Louvre. En dicho puente podréis ver todos los candados aferrados a la rejería y, por qué no, también tendréis la ocasión de colocar el vuestro. Tras ponerlo eso sí, debéis tirar al río su llave, ya que eso es señal de que vuestro amor es para toda la vida y que no puede romperse.

El Bateau Mouche

Además del famoso café y de este puente de los enamorados, tenéis también los Bateau Mouche. Unos barcos en los que podréis disfrutar de una velada única con un menú especial en el que, por supuesto, nunca falta el Champagne. Y por si te parece aun poco romántico, también añádele la música en directo. Vamos, como una auténtica escena de película de amor. Mira las preciosas vistas que tendrás además en este paseo:

Otros sitios

Para completar este listado de sitios románticos en París, te proponemos otros dos recorridos. El primero de ellos está en la isla de la Cité, en su parte trasera. Se la conoce como la Square du vert Galant, nombre que hace referencia a esa pasión que el rey Enrique IV tenía por las mujeres.

Y por último, un precioso recorrido que parte de la Plaza de los Vosgos (donde encontrarás la mansión en la que vivió la Marquesa de Sévigne), y continúa por los bellísimos jardines de Sully y el Palais des Thés.

Como ves, París está repleta de rincones en los que poder pasar una velada especial. Estos son solo algunos de los muchos paseos que podrás dar por la ciudad, pero sin duda ninguno tan romántico como estos. Ya conoces los lugares, ahora solo te queda encontrar pareja si es que aún no la tienes. Toma nota de todo lo que te hemos contado, y a disfrutar.

 
foto
Alojamientos
Londres Eiffel
3 estrellas
Pullman Paris Tour Eiffel
2 estrellas

Byebyetravels.com ©