Que ver y visitar en Amsterdam

Buscar Hoteles

Buscar
Amsterdam
Alojamientos
Els Meners
3 estrellas
Hotel Font
2 estrellas

Relato de Ámsterdam

Han transcurrido ya 5 años desde mi viaje a Ámsterdam y aunque uno de mis grandes sueños era visitar Holanda tengo que reconocer que tenía bastante mitificada la imagen de los Países Bajos.

Nuestra ruta en coche se compuso de un viaje por gran parte de Holanda en destinos que aunque resultaron muy interesantes no van a ser el centro de atención de mi relato. Ya que prefiero centrarme en Ámsterdam como ciudad pues tiene bastante jugo como para poder dedicarle un relato de numerosas páginas.

Ámsterdam es sin duda una ciudad bonita, tanto como lo puede ser Brujas, Berna o Venecia, tiene un centro histórico bastante interesante. Al pasear por sus calles te sumerges en otra época. Los canales, las casas estrechas, los puentes, tienen un encanto único y hay que dejarse llevar por ellas, siempre y cuando una bicicleta no te toque el timbre porqué quiere pasar. Porqué, ¡si señor!, en Ámsterdam la bicicleta es la reina y si vas a pie eres un estorbo y ya no te cuento si vas en coche.

Hablando de las bicicletas, existen diferentes puntos por la ciudad donde puedes alquilar la bicicleta durante todo el día, aunque conviene recordar que allí van con el horario Europeo, con lo que nada de ir a las 5 de la tarde pues para ellos es demasiado tarde.

Otra de las cosas que me chocó, fue que Ámsterdam ha vendido al mundo su imagen de libertad, de sexo, droga y permisividad que dista mucho de la realidad. El consumo de drogas esta limitado únicamente en los coffee shop, (nada de fumarse un porro por la calle, os puede caer una multa importante), la prostitución se concentra en el barrio Rojo (todo muy bonito por la tele, pero en realidad es bastante triste), y aunque dicen que es un paraíso para los gays no vi a muchas parejas cogidas de la mano, algo menos de las que puedes ver si visitas Sitges.

Como en toda buena ciudad que se precie, y Ámsterdam no iba a ser menos, hay una amplia oferta de sitio donde alojarse, desde hoteles, campings en las afueras, hostales,… . Aunque me hubiera encantado alojarme en un hotel del centro de la ciudad, la economía no me permitía ese tipo de lujos así que tuve que olvidarme de hoteles .

La ciudad goza de gran cantidad de museos desde el de Rembrandt hasta el de Van Gogh, (fag gogh que le dicen ellos, por si se os ocurre preguntar). Yo fui a visitar este último y os recomiendo que vayáis temprano ya que se forman largas colas y otra cosa a tener en cuenta, el precio, es bastante caro. Bueno en realidad el coste de la vida en Ámsterdam es elevado.

Como puntos de interés destacaría, el barrio rojo, los diferentes parques, los canales, las casas Victorianas, la plaza donde esta el Manneken pis y comerse unas patatas fritas en el mítico local (aunque a mi me decepción un poco la verdad). Y como última recomendación es que no vayáis con una idea preconcebida sino que os dejéis sorprender. Ahhh! Y se me olvidaba, utilizad el transporte público para desplazaros, el coche mejor dejarlo a las afueras porqué es un verdadero coñazo moverse por la ciudad si no es en transporte público o bicicleta.

 
Byebyetravels.com ©