Tokyo

Buscar hoteles

Fecha de entrada

Fecha de salida

Alojamientos
5 estrellas
A 2 estrellas
Que ver y visitar en Tokio

Historia de la ciudad de Tokio

Tokyo, orígenes de la capital de Japón

Aunque en la región de Tokyo se han hallado restos de asentamientos de la civilización jomon, nada hace pensar en una continuidad de la ocupación de la zona, siendo la primera mención que se tiene de la ciudad del siglo XII. En aquella época se llamaba Edo, nombre que significa "puerta del estuario".

En el año 1.457 la ciudad fue fortificada y se dotó de un castillo, que a día de hoy sigue siendo el centro de la capital nipona. Durante el siglo XVI Ieyasu Tokugawa la eligió como capital de sus dominios; desde el año 1.603 hasta 1.868 sería sede del gobierno del shogunado, mientras el emperador residía en Kyoto, la "capital occidental".

Edo seguiría creciendo de forma regular, y es que en 1.787 ya tenía una población de 1.300.000 habitantes, una cifra que la convertía en la metrópolis más grande de Asia junto a Pekín. La unificación del poder bajo la figura del emperador Mutsuhito Meiji Tenno hará que éste traslade la capital a Edo, que pasaría a llamarse Tokyo, la "capital oriental".
Si se quiere conocer la historia de Edo, una visita obligada debe ser el Museo Edo-Tokyo.

Tokyo y los terremotos

Japón está enclavado en el llamado "cinturón de fuego", una de las zonas del planeta que tiene una mayor actividad sísmica y volcánica. Esta ubicación geográfica, ha hecho que la ciudad de Tokyo se haya visto afectada en diferentes ocasiones por terremotos de intensidades distintas.

La historia recuerda los terremotos de los años 1.633, 1.650, 1.730, 1.855, 1.923, fechas en las que los temblores de tierra asolaron y destruyeron en mayor o menor medida la ciudad, obligando a su reconstrucción. Los daños causados por estos movimientos sísmicos hizo que quedaran muy pocos monumentos antiguos, y es que solamente el imponente y majestuoso castillo imperial conservó por completo su integridad. Especialmente dañino fue el terremoto de 1.923, destruyendo hasta más de 500.000 casas.

Durante la Segunda Guerra Mundial Tokyo quedó asolada

Si el terremoto de 1.923 fue destructivo, 22 años más tarde, en 1.945, en la Segunda Guerra Mundial, la capital de Japón fue el azote de los bombardeos de los aviones estadounidenses, y es que la población pasaría de once millones de habitantes, a sólo cinco.

Será a partir de 1.956 cuando Tokyo empezará a recuperarse en número de habitantes, con un crecimiento que no ha dejado de parar, de absorber y atraer municipios vecinos, y de abarcar un área cada vez mayor.

Dos mundos distintos en la ciudad de Tokyo

Actualmente, al hablar de grandes urbes no tiene sentido referirse a los límites territoriales de las ciudades propiamente dichas, y es que como si fuera un corazón, sus latidos que emite llegan y tienen consecuencia a varios kilómetros a la redonda.

Siguiendo con esa metáfora, la realidad es que Tokyo en la actualidad engloba hasta tres niveles de urbanización: la propia ciudad; el distrito metropolitano que engloba la ciudad de Kawasaki y el puerto de Yokohama; y la región metropolitana más poblada del mundo con más de 41 millones de habitantes.

En Tokyo conviven dos mundos distintos, uno que responde a los modelos tradicionales y que se centra en la ciudad alta, Yamanote, de tipo residencial; y otro de aspecto occidental que se ha convertido en el centro del comercio y las finanzas, la ciudad baja, Shitamachi.

Byebyetravels.com ©