Buscar Hoteles
Buscar
Visitar Lisboa fotografía
Alojamientos
Elloc
3 estrellas
Goodnight
2 estrellas

¿Qué visitar y ver en Lisboa?

Como destino turístico, Lisboa presenta tres méritos complementarios que la convierten en una capital excepcional del continente europeo: historia, escala humana y resort.

Los edificios y las reliquias del siglo de los descubrimientos marítimos. Los barrios populares en el centro de la ciudad. Los campos de Golf, 16 a menos de 30 minutos. Las iglesias antiguas. La "Baixa" recontruida tras el terremoto de 1755. Las playas próximas de arena y olas. Las colecciones del filántropo colouste Gulbenkian.
Las instalaciones de la última exposición mundial del siglo XX. La gastronomía del pescado y marisco. Un litoral de Río con kilómetros. Los paseos nocturnos animados y sin peligro. Los centros comerciales más modernos y las pequeñas tiendas clásicas. El mayor oceanário de Europa. Dos puentes monumentales. Los ascensores y los tranvías más fotografiados. Casi un millón de "alfacinhas" (así se llaman los habitantes de Lisboa) con quienes conversar en los cafés y terrazas. Un clima ameno. Un sol brillante. Una luz espectacular.


Un viaje corto para una ciudad diferente

Llena de vida propia, esta ciudad se caracteriza por la variedad de lugares y de historia que ofrece a quien visita Lisboa.
Son trazos de la Capital de los siglos XV y XVI, punto de partida de los descubrimientos marítimos. Es la ciudad reconstruida tras el terremoto de 1755, con el trazado que llamamos "pombalino" en homenaje al Marqués de Pombal, un gobernante con los ojos puestos en el futuro. Son los barrios históricos de la Mauraría, Madragoa, Alfama y Castelo, con sus vivencias propias y genuinas. Es el Barrio Alto de los restaurantes, de las casas de fado y de la moda, y de las diversiones nocturnas, al par de la zona de las Docas y la de 24 de Julio. Todo al alcance de una observación atenta desde lo alto del antiguo Castillo de S.Jorge y de muchos otros miradores.


Alfama, Castelo y Mouraria

Catedral
La Catedral de Lisboa, originaria del sigle XII, sufrió varias remodelaciones a lo largo de la Historia debido a los temblores de tierra que la derrumbaron. De ahí la diversidad de estilos que la convierten en única y de visita indispensable.

Casa de los Bicos
Construida en 1523, con una fachada revestida de picos, fue inspirada en el estilo popular de las casas de la Europa Mediterránea del sigle XVI. Actualmente, el piso inferior es utilizado para la exhibición de exposiciones temporales.

Martim Moniz
Fue, en el pasado, la puerta de la ciudad medieval y quedó conocida por el nombre del caballero que dio que dio la vida para mantenerla abierta, a fin de que las tropas del rey portugués entrasen, en la conquista del castillo de Lisboa a los moros. La plaza fue recientemente remodelada y constituye un buen acceso para quien pretende subir de la Baixa en dirección al Castillo de San Jorge.

Castillo de San Jorge
Su origen se remonta al siglo I antes de Cristo. Sin embargo, fue en el siglo XII, cuando Lisboa fue conquistada a los musulmanes, cuando el rey Afonso Henriques (primer monarca portugués) mandó transformar en su residencia la fortificación en lo alto de la colina. Recientemente restaurado y valorizado, alberga una exposición multimedia sobre la historia de Lisboa. Y continúa siendo un excelente mirador de la Ciudad y de su Río.

Mirador de Santa Lucía
En esta barandilla sobre la Ciudad, además de una magnífica vista sobre Alfama y el Tajo, podrá también apreciar dos paneles de azulejos modernos, representando la Plaza del Comercio (antes del terremoto) y el ataque de los cristianos al Castillo.

Casa del fado y de la Guitarra Portuguesa
Espacio vivo de homenage a la canción de Lisboa y palco para el conocimiento de la historia y raíces de esta exposición musical urbana.


Baixa y Chiado

Rossio
La plaza llamada Don Pedro IV, conocida como Rossio, fue durante siglos el centro de la ciudad, en donde se podía asistir a las más diversas fiestas, paradas militares y cortejos. Hoy continúa siendo uno de los locales más frecuentados de Lisboa, durante el día, como local de paso entre la Baixa pombalina y el resto de la ciudad.

Estación del Rossio
Un bonito edificio neomanuelino con una puertas originales en forma de herradura. La estación sirve de punto de partida de la línea férrea que une Lisboa y Sintra.

Plaza del Comercio
Separada de la Rua Augusta por el conocido Arco, esta fabulosa plaza ribereña, también conocida como Terreiro do Paço, es hoy un centro de animación (en donde se está construyendo el futuro Centro de Turismo de Lisboa) es paso obligatorio para quien atraviesa en barco el Río Tajo.

Paços do Concelho
Originario del siglo XIX, el edificio ostenta una escalinata monumental y una galería con pinturas de Malhoa y Columbano. Quedó unida a la Historia de Portugal debido al hecho de que desde una de sus ventanas fue proclamada la República el 5 de octubre de 1910. En 1996, un incendio destruyó gran parte del edificio, pero fue rápidamente recuperado.

Teatro Naciona Dña. Maria II
Situado en el Rossio, es un edificio neoclásico construido en el siglo XIX, transformándose en el teatro más importante de la ciudad. En la parte más alta se puede ver la estatua de Gil Vicente, el padre del teatro portugués.

Rua Augusta
Es la principal calle de la Baixa. Por estar vedada al tránsito invita a dar un paseo agradable, ir de compras o disfrutar de las terrazas que en ella se encuentran, así como en las arterias vecinas. En su unión con la Plaza del Comercio se yergue el Arco construido para conmemorar la recuperación de la Ciudad tras el terremoto.

Coliseo de los Recreos
Fue construido en el siglo XIX con la función de circo y centro de espectáculos. Desde entonces, se convirtió en uno de los más importantes locales de espectáculos de variedades de Lisboa. A comienzos de los años 90, con ocasión de la iniciativa Lisboa capital Europea de Cultura, fueron efectuadas obras de restauración y remodelación. Volvió, así, a albergar espectáculos de ópera, ballet y musicales, muchos de ellos de proyección internacional.

Casa del Alentejo
Característica por su patio neomorisco está situada en la calle Portas de Santo Antão, una arteria peatonal con muchos restaurantes y terrazas. Fue restaurada en 1919 y es un punto de encuentro de los alentejanos (región al Sur del Tajo)

Ascensor de Santa Justa
Construido por un discípulo de Gustave Eiffel, tiene 32 metros de altura y sirve de unión entre la Baixa Pombalina y el Barrio Alto. Ademas de ahorrar el esfuerzo de subir la colina, tiene una explanada con una vista estupenda que alcanza desde la Baixa hasta el Río.

Brasileira
Café de los años 20. Durante décadas ha servido de punto de encuentro de sucesivas generaciones de artistas portugueses. Fernando Pessoa, entre otros poetas, escritores y pintores, era aquí encontrado frecuentemente. De ahí el homenaje que se le ha dedicado en la terraza.

Convento del Carmen
Construcción gótica del siglo XIV, esta iglesia carmelita, que se ve desde la Baixa, se encuentra parcialmente destruida por el terremoto de 1755. No obstante, las ruinas pueden ser visitadas.

Teatro de San Carlos
Erguido con la intención de substituir la sala de ópera que había sido destruida por el terremoto, el Teatro San Carlos sufre influencias de las grandes casas de ópera italianas. Su bellísimo interior rococó lo convierte en uno de los edificios más hermosos de la ciudad. Presenta durante todo el año variados conciertos y ballets. La temporada de ópera va de septiembre a junio.

 
Byebyetravels.com ©